Recientemente se ha publicado en el BOE la última modificación del CTE, con la que se mejorará las prestaciones de los edificios.

Modificación del Código Técnico (CTE), diciembre de 2019

El Código Técnico tiene ya algunos años de historia, concretamente 14. Su aprobación allá por 2006 tuvo un gran impacto en la manera en que construimos. Aunque quizá en los inicios la inercia que arrastra el sector de la construcción ralentizara su completa implementación.

Durante años en España existieron las normas del ministerio de la vivienda, las Normas MV. Éstas dieron paso en 1977 a las Normas Básicas de la Edificación (NBE), de carácter únicamente prescriptivo.

A raíz de la aprobación, en 1999 de la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE), se ordena la manera en que la normativa de la edificación se deberá organizar. Igualmente, se promovía la redacción de un nuevo conjunto de normas, y es cuando se desarrolla el Código Técnico.

El pasado 23 de diciembre de 2019 se aprobó y el 27 se publicó en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 732/2019, de 20 de diciembre. En él se modifica el Código Técnico de la Edificación, dando un mayor protagonismo a las prestaciones de los edificios. Con ello, se persigue garantizar la seguridad, la salud y el confort del usuario.

¿Cuáles son los cambios en esta última modificación?

La aprobación del RD deja un CTE más reforzado en aspectos de eficiencia energética de los edificios, con nuevos Documentos Básicos de Ahorro de Energía, o DB-HE. Pero también se ha incorporado una nueva sección al DB-HS dedicada a la protección de los edificios frente a la exposición al gas radón.

Esta modificación del CTE llega tras un proceso de audiencia e información pública, donde los sectores más afectados han tenido la oportunidad de participar.

Modificaciones al Documento Básico de Ahorro de Energía (HE)

El nuevo DB-HE recoge las recientes iniciativas legislativas nacionales y europeas enfocadas a potenciar el ahorro de energía. También se fomentan las energías procedentes de fuentes renovables, como son la energía solar, la energía geotérmica, la biomasa, la energía hidráulica…

Lo que se persigue es reducir un 40% el consumo de energía primaria no renovable de los edificios que se construyan a partir de la entrada en vigor del nuevo CTE. Es decir, mayor eficiencia energética para las construcciones posteriores a esta nueva modificación.

Era de esperar atendiendo a las últimas tendencias, tan de actualidad tras la cumbre sobre la acción climática celebrada en nuestro país este mismo 2019. El Documento no hace más que hacerse eco de lo que la Directiva 2010/31 de la Unión Europea establece en materia de eficiencia energética y sobre la obligatoriedad de revisar periódicamente las exigencias de ahorro energético y de incorporación de energías renovables, con el objetivo de una economía baja en emisiones de carbono.

Todo esto, aplicado a nuestros nuevos edificios se traduce en una clara mejora de la envolvente del edificio, aumentando su calidad y reduciendo así el consumo.

Modificaciones al CTE DB-HE
Imagen: Índice del CTE. Fuente: codigotecnico.org

Si analizamos un poco el índice, vemos que no se ha añadido nuevos capítulos, pero sí se ha modificado los ya existentes.

El nuevo DB-HE revisa sus exigencias para dotar a las nuevas edificaciones -ojo, y también a las rehabilitaciones- de mayor eficiencia energética y menor demanda de energía primaria. Para ello, se requiere de unos mínimos de calidad de la envolvente térmica. También se fija una contribución mínima de energías renovables en la producción del agua caliente sanitaria (ACS).

Algunos de los cambios que incluye el nuevo DB-HE

  • Actualizada la definición de Edificio de Consumo de Energía Casi Nulo.
  • Revisados los valores mínimos de eficiencia energética. La limitación del consumo de energía primaria no renovable se reduce un 38% en edificios de vivienda plurifamiliar y un 60% en viviendas unifamiliares en invierno y en las zonas más desfavorables.
  • Se abre el abanico de opciones para utilizar otro tipo de energías renovables que no sean la solar térmica o la fotovoltaica. Se elimina la obligatoriedad de utilizar sólo estas dos.
  • Nuevo indicador complementario de necesidades energéticas: el consumo de energía primaria total, o CEP total. Sustituye a los niveles de demanda límite de refrigeración y calefacción.
  • Se ha incluido un nuevo coeficiente (k) que establece valores de transmitancia térmica de la envolvente, control solar y permeabilidad al aire.

Modificaciones al Documento Básico de Salubridad (DB-HS)

La principal novedad en el DB-HS es la aparición de una nueva sección, la HS6 «Protección frente a la exposición al radón», que transpone parcialmente la Directiva 2013/59/EURATOM del Consejo de 5 de diciembre de 2013. Se establecen normas de seguridad para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes. Se marca un límite para la exposición del usuario al gas radón, controlando las concentraciones máximas en espacios cerrados.

La exposición prolongada a este gas es un factor de riesgo importante para el cáncer de pulmón. Para evitarlo, se deberá:

  • Verificar y justificar la exigencia. Se establecerá medidas de protección contra el radón en función de la zona a la que pertenezca el municipio. Se utilizarán barreras de protección capaces de mitigar la entrada de gas radón procedente del terreno en el interior de la edificación. También se incorporarán sistemas de ventilación de las cámaras sanitarias. Con ello, se reconduce el gas radón al aire libre para evitar su penetración al interior de la edificación.
  • Procedimiento de medida de la concentración de radón. Se incluye un apéndice donde se puede determinar el promedio anual de concentración de radón en el aire dentro de los locales habitables del edificio.
Cómo entra el radón en un edificio_ArquitectosBarna
Imagen: cómo entra el radón en una vivienda. Foro Nuclear

Modificaciones al Documento Básico de Seguridad en caso de Incendio (DB-SI)

En este DB se ha modificado la sección SI2 «Propagación Exterior» para adaptar las exigencias reglamentarias a la transformación que se está experimentando en la composición de cerramientos exteriores últimamente. Hacía falta revisar este punto debido a, por un lado, la innovación tecnológica del sector. Pero también debido a la creciente exigencia de la normativa en materia de eficiencia energética.

Afecta sobretodo a la clasificación al fuego del material aislante que se instale en fachadas, para seguir cumpliendo con las exigencias de control de la demanda energética.


¿Le ha parecido interesante este artículo? Suscríbase a nuestro boletín de noticias y no se pierda ninguna!

Y recuerde que también puede compartirlo a continuación en sus redes sociales e incluso dejar sus comentarios.

Fuente: página web del CTE del Ministerio de Fomento.

Sumario
La última modificación del CTE (por el momento....)
Título del Artículo
La última modificación del CTE (por el momento....)
Descripción
Última modificación del Código Técnico de la Edificación (CTE) de diciembre de 2019
Autor
Quién lo publica
GRAM Level
Logo
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.